¿Has recibido en tu domicilio una de las 10.000 etiquetas enviadas por la DGT a los titulares de vehículos Cero emisiones? ¿O una de las 100.000 enviadas a los titulares de vehículos Eco? ¿A lo mejor estás en la lista de los vehículos C o B? La DGT ha realizado una clasificación de los vehículos en función de su potencial contaminante que tiene un objetivo muy claro: discriminar positivamente (o negativamente, todo depende del color con qué se mire) en función de los niveles de contaminación que emiten y tenerlo en cuenta en caso de necesidad por restricciones de tráfico por altos niveles de contaminación en ciudades o determinadas áreas, para promoción de empleo de nuevas tecnologías y vehículos limpios con beneficios fiscales, o mayores facilidades de movilidad…

La clasificación del parque de vehículos que ha llevado a cabo la DGT tiene una finalidad, servir de vara de medir para las diferentes administraciones a la hora de imponer restricciones de tráfico (por episodios temporales de contaminación, por ruido, áreas de acceso restringido como las APR de Madrid) o beneficiarse de rebajas fiscales, por ejemplo, o de movilidad (los vehículos Cero pueden circular sin problemas por los carriles VAO; también podrán hacerlo los de las categorías Eco, C y B siempre que en los carteles luminosos antes de su acceso lo especifique) por su contribución al medioambiente.

De momento la DGT ha enviado las etiquetas o distintivos que se pueden colocar en el vehículo para beneficiarse sin complicaciones en caso de restricciones de tráfico a los vehículos de las categorías Cero y Eco. En los próximos meses se enviarán a los demás de las categorías C y B.

 16 millones de vehículos no llegan ni a la categoría B

Como quiera que sea algo está claro, el parque de vehículos español actual es de 32 millones, se han clasificado en cuatro categorías, Cero, Eco, C y B, 16 millones de vehículos. En la categoría Cero hay unos 10.000 titulares, en la Eco unos 100.000, por lo que casi 16 millones de vehículos se reparten entre las categorías C (en lo que a camiones se refiere están los Euro 6) y B (Euro 4 y 5) y todo el resto no están en ninguna de estas categorías. En camiones, serán categorías Euro 2 y 1 que todavía siguen circulando.

 ¿Por qué se ha hecho esta clasificación de vehículos en función de su potencial contaminante?

Porque así lo fija el Plan Nacional de calidad del Aire 2013-2016 (más conocido como Plan Aire) en el que se recoge que la principal fuente de partículas y de dióxido de carbono (los dos elementos más perjudiciales para la calidad del aire que respiramos en las ciudades) son las emisiones de los vehículos. Por eso, la DGT ha liderado un largo trabajo en colaboración con los Ayuntamientos de Madrid, Barcelona, el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, del que ha salido la clasificación de los vehículos en función de su potencial contaminante.

Clasificación de vehículos

-Cero emisiones: 
Ciclomotores, triciclos, cuadriciclos y motocicletas; turismos; furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos de transporte de mercancías clasificados en el Registro de Vehículos de la DGT como vehículos eléctricos de batería (BEV), vehículo eléctrico de autonomía extendida (REEV), vehículo eléctrico híbrido enchufable (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros o vehículos de pila de combustible.

-Eco: Turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos de transporte de mercancías clasificados en el Registro de Vehículos como vehículos híbridos enchufables con autonomía  inferior a 40km, vehículos híbridos no enchufables (HEV), vehículos propulsados por gas natural, vehículos propulsados por gas natural (GNC, comprimido, y GNL, licuado) o gas licuado del petróleo (GLP).

-C: Turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014.
Vehículos de viajeros de más de ocho plazas y de transporte de mercancías, tanto de gasolina como de diésel, matriculados a partir de 2014.

Por tanto, los de gasolina deben cumplir la norma Euro 4,5 y 6 y en Diésel la Euro 6.

-B: Turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006.Vehículos de más de ocho plazas y de transporte de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005.

Por tanto, los de gasolina deben cumplir la norma Euro 3 y en Diésel la Euro 4 y 5.

Compartimos una reflexión y queremos saber vuestra opinión

Y quedan otros 16 millones de vehículos circulando que no llegan a categoría B. Y nosotros os planteamos una cuestión, que ya hemos oído a técnicos y especialistas de automoción, y es, si en vez de forzar a los fabricantes a invertir cantidades ingentes en producir camiones diésel cada vez menos contaminantes, rizando el rizo tecnológico, que resultan costosísimos en su producción y adquisición… ¿no podría prohibirse o limitarse la circulación de vehículos altamente contaminantes? En camiones por ejemplo, categorías Euro 3, 2 y 1, que todavía se ven. ¿Contaminan de más estos camiones de estas categorías inferiores que lo que contaminan de menos camiones que puedan superar las barreras de emisiones Euro 6?