El transporte especial recurrirá contra los megacamiones por considerar un agravio comparativo la ordenación de los megacamiones frente al transporte especial.

El transporte especial va a recurrir contra los megacamiones por agravio comparativo, porque los transportistas que hacen transporte especial, que llevan años luchando contra una administración funcionarial, que no evoluciona en su forma de trabajar, que no escucha a sus ciudadanos ni tiene en cuenta sus necesidades, no pueden entender que ahora, de la noche a la mañana, los megacamiones, porque sí, porque a alguien le ha interesado, porque pueden más los lobbies económicos que el peso de la razón, puedan realizar transporte con 60 Tn y 25,25 m sin tener que cumplir la enormidad de requisitos, trabas, papeleos, permisos, avales, coches pilotos, acompañamiento de la guardia civil, restricciones,… que llevan años padeciendo y van a seguir, porque para ellos no hay perdón. Son transportes especiales, mientras que los megacamiones, entiende Tráfico, son camiones de carga general, un poco más grandes, eso sí.

Para el presidente de ASTRAE (asociación de transporte especial), Juan Gatnau, es duro asumir después de muchos años de lucha tratando de poner orden en el sector, que lleguen los megacamiones y obtengan de un plumazo lo que ellos no han podido conseguir todavía, un ordenamiento que les permita trabajar de forma ordenada, lógica y eficiente. Y para ellos está claro de donde procede el origen de sus males, de una administración, Fomento que no regula y es la que tiene competencias para hacerlo, y de otra administración, Tráfico, que solo debería encargarse de la seguridad vial y sin embargo interviene en la regulación de su sector, con poco o nulo acierto, como es el caso de la última Instrucción del pasado 4 de abril, que deroga todas las anteriores, e incluye a los megacamiones.

Entienden en ASTRAE que por pesos y dimensiones, los megacamiones son muy parecidos a los vehículos de transporte especial, pero, mientras que las configuraciones de transporte especial tienen que ser sometidas a homologaciones para validar no solo su capacidad técnica de arrastre de las toneladas que corresponda, sino también todo lo que pueda afectar desde el punto de vista de seguridad vial (frenos eficientes para la masa máxima en carga…), los megacamiones no, tienen que limitarse a cumplir unos requisitos sobre pesos máximos por eje. Todo muy bonito hasta que un día haya un problema en carretera, con los frenos por ejemplo, comentan los transportistas de transporte especial.

Saben en ASTRAE, como sabemos todos, que las pruebas que ya se han hecho con megacamiones, en condiciones reales no en circuitos cerrados claro, no han salido todo lo satisfactorias que hubiera gustado. Y como la opacidad es la norma de la administración poco más sabemos sobre los resultados de estas pruebas, lo que no ha sido inconveniente para que se hayan autorizado.

Autorizaciones complementarias de circulación

Los megacamiones también necesitan autorización de Tráfico para poder circular, y la autorización se da siempre que haya un informe favorable previo del titular de la vía para realizar este transporte. Visto el recorrido se determina la viabilidad, por pesos y dimensiones, de ejecutar ese transporte.

Éste es uno de los caballos de batalla más antiguos y difíciles de solventar por parte de los transportes especiales. Con la nueva instrucción no creen que las cosas vayan a cambiar, más bien van a empeorar. Se han creado lo que Tráfico denomina REDES, que es una red de itinerarios que incluye las carreteras de la Red General del Estado y que ya cuentan con ese informe vinculante del titular de la vía, Fomento. Pero hay otros 110 titulares diferentes de vías (diputaciones, comunidades, ayuntamientos) que tienen que emitir su informe si el origen y destino está fuera de la red ya previamente autorizada. Así que Tráfico pretende disminuir el número de autorizaciones necesarias para poder circular, el número de trámites y papeleos pero no es así en tanto en cuanto todos los titulares de las vías no hagan lo mismo que ha hecho la Dirección General de Carreteras y haya informes vinculantes ya con carácter previo para todas las vías. Para ASTRAE, esta situación va a propiciar que muchos vuelvan a trabajar fuera de la Ley, ya que al tener parte del recorrido previamente autorizado y el resto no, se la van a jugar yendo el resto del recorrido sin autorización complementaria de circulación para no tener que esperar hasta que el titular informe favorablemente, sobre todo si el recorrido es corto.

Por cierto, que ASTRAE también se queja de la disminución de efectivos de la inspección de transporte en carretera, que es otro elemento que propicia la actividad al margen de la norma de algunas empresas.

Recurso contencioso-administrativo contra los megacamiones

En ASTRAE entienden que se ha producido un agravio comparativo al autorizar los megacamiones de la noche a la mañana, porque no entienden que con 25,25 m no tengan que llevar coche piloto y ellos a partir de 20,55 m tengan que llevarlo; porque no entienden que en el caso de los megacamiones cualquiera pueda pedir la autorización (el titular u otro que cuente con autorización) y en su caso no puedan; porque tampoco entienden las restricciones de circulación que se les aplican a ellos y que no afectan a los megacamiones.

Por eso, han decidido interponer un recurso contencioso-administrativo contra los megacamiones.