En España sí, porque estamos fuera de toda razón y lógica sobre todo si tenemos en cuenta que los emprendedores (antes llamados autónomos) son la esperanza de salida de la crisis, y de hecho, lo están siendo.

Si la opción para muchos es hacerse autónomo, lo que no es de recibo es el coste que conlleva, y no solo económico, también burocrático.

Y, todo hay que decirlo, en los dos últimos años se ha avanzado y no poco en favor de una mayor simplificación de la carga administrativa y sobre todo del coste social (del fiscal hablaremos más despacio). Y de cara a este primer trimestre de 2015 pueden ampliarse los beneficiados de la nueva política a favor de los autónomos del Gobierno.

Estamos en periodo electoral, no nos olvidemos, pero ello tampoco nos va a llevar a despreciar aquellas medidas que tratan con justicia a este segmento de la economía. ¡Y qué segmento! Hablamos de más de tres millones de trabajadores autónomos, a día de hoy, lo que nos sitúa en cifras muy próximas a las anteriores a la crisis (2007).

Cotizaciones sociales

Todos los autónomos, por principio, tienen que cotizar mensualmente a la Seguridad Social como mínimo el 29,8% de su base de cotización elegida “libremente” entre la mínima, 884,4 €/mes para 2015, y la máxima, 3.606 €/mes. Con este 29,8% se cubren todas las contingencias (incluida Incapacidad Temporal y Prestación por Cese de Actividad). Sobre la base mínima, a la que se acogen el 80% de los autónomos, supone un coste social mensual de 264,44 €/mes.

Ahora bien, está la denominada tarifa plana que implica bonificaciones de entre  el 80% y el 30% de la cuota mensual:

  • El 80% los seis primeros meses de cotización (52,89 €/mes)
  • El 50% del sétimo al duodécimo mes de cotización (132,22 €/mes)
  • El 30% del décimo-tercero al  décimo-octavo mes de cotización (185,11 €/mes)

De esta tarifa plana, a partir de 2015 se podrán beneficiar:

  • Todos los autónomos nuevos con independencia de su edad (hasta ahora solo los menores de 30 años).
  • Que no hubieran estado dados de alta como autónomos en los cinco años anteriores.
  • No haber recibido ninguna bonificación de la seguridad social como autónomo.
  • No ser autónomo colaborador.

Novedades 2015

A lo largo de este primer trimestre de 2015, la Seguridad Social va a introducir algunas novedades destacadas en materia de cotizaciones, por ejemplo:

  • En lo que afecta a la “tarifa plana”, hasta ahora no  podían acceder a ella los autónomos que tuvieran algún trabajador por cuenta ajena contratado, lo que desde 2015 no es impedimento siempre que tenga menos de 30 años y se mantenga el puesto de trabajo al menos el tiempo que dure la bonificación.
  • Todos los autónomos podrán capitalizar el 100% de la prestación de desempleo que les corresponda para iniciar su actividad empresarial; hasta ahora solo pueden hacerlo los menores de 30 años, los mayores de esa edad solo el 60% de la prestación total de desempleo.
  • También nuevo será, y ese esperamos verlo pronto, una redefinición de la figura del Trabajador económicamente dependiente para evitar fraudes y terminar con los falsos autónomos. Este aspecto concretamente estamos deseando conocerlo por lo que afecta al transporte.
  • Y para acabar con las novedades sociales de cara a 2015, al menos de momento, está la que afecta a los autónomos societarios y a los que tengan más de 10 trabajadores que, como sabéis, se les aplica una base mínima de cotización igual a la mínima del Grupo I de trabajadores por cuenta ajena, para 2015, 1.056,76 €/mes. Estos trabajadores no podían beneficiarse de la tarifa plana, a falta de confirmación, parece que sí se podrán beneficiar de las bonificaciones los autónomos societarios (aquellos que al ser socios mayoritarios del capital social y/o socios administradores de la sociedad se ven obligados a darse de alta en el Régimen de Autónomos).

Y qué piden los autónomos

Pues tan sencillo como que se equipare la cotización con los ingresos reales del autónomo, como sucede en el Régimen General, ni más ni menos.  Y esto es bueno para todos, también para la Seguridad Social, ya que si realmente hay tantos autónomos que facturan por encima de esos 884,4 pagarían más de 264,44 €/mes, pero si facturan menos, pagarían por lo que realmente facturan sin necesidad de tener que “pedir” dinero para pagar sus “autónomos”. Y esto para siempre, más allá de la tarifa plana instaurada hace algo más de un año y que hasta ahora solo ha beneficiado a los menores de 30 años, lo que tampoco es muy acorde con la realidad en un país donde la edad de inicio en el trabajo es más bien tardía (al menos, esto se ha corregido) y por un periodo de 18 meses.

Si el autónomo se pone malo, tiene un accidente o le tienen que operar, para cobrar la prestación de Incapacidad Temporal tiene que seguir cotizando los 264,4 €/mes.

Otra reivindicación, que además está contemplada en el Estatuto del Trabajo Autónomo, es el trabajo como autónomo a tiempo parcial. Si se dedica un día a la semana, un mes al año, una hora al día… a esta actividad que se pueda cotizar solo por el tiempo realmente dedicado, como sucede en el Régimen General.

No tenemos la más mínima duda de que estos cambios contribuirían a aflorar bastante economía sumergida (en un país con un 25% de economía sumergida, muy cerquita de Grecia) porque ahora ¿quién se va a dar de alta en autónomos si a lo mejor factura en ese mes 300 euros en esta actividad? Pues nadie. Pero si solo cotiza por las horas que realmente ha dedicado a esta actividad y salen 10 euros o lo que sea, pues seguramente muchos, porque somos mayoría los que preferimos dormir tranquilos.

Y las comparaciones son odiosas, pero no siempre

¿Qué pasa en los países de nuestro entorno? Casi nada. En Francia el primer año no pagan nada y a partir del segundo depende de los ingresos reales y de la actividad. En El Reino Unido las cotizaciones varían entre 12 y 58 euros al mes y solo pagan IVA los que tienen facturaciones superiores a 90.000 euros al año.

En Italia no hay cuota fija y se paga un 20% de los beneficios. En Alemania pagan 140 euros al mes si los ingresos limpios supera los 1.700 €/mes (pero tienen obligación de pagar un seguro médico entre 150 y 200 €/mes).

En Holanda pagan 50 euros al año pero tiene que pagarse un seguro médico obligatorio (100 €/mes). En Portugal no hay cuota fija, se paga el 24,5% de los ingresos anuales. Y fuera de Europa, en Estado Unidos se aplica un sistema similar al portugués, pero la cotización es del 15%.

IVA e IRPF

Pero además, los autónomos tienen otro coste fiscal que hay que tener en cuenta, el IVA, que es del 21% (en transporte de mercancías) y que no se establecen diferencias, más allá de poder acceder al IVA de caja que no ha dejado de ser otro fiasco más de los muchos que nos va regalando este Gobierno y los anteriores.

En cuanto al IRPF, el Gobierno de Mariano Rajoy, ha bajado las retenciones que se hacen los autónomos (no afecta a los transportistas autónomos) del 21% al 19% para 2015 y al 18% para 2016. El mismo Gobierno que hace dos años subió las retenciones del 15% al 21%. Las elecciones juegan un papel importante sin duda.

Para aquellos autónomos con ingresos inferiores a 15.000 euros anuales, las retenciones se sitúan en el 15%.

Y otra cosa son los módulos, como sabéis, éste es el último año de módulos  para los transportistas.

Y tú, ¿estás de acuerdo con nosotros? ¿Te parece caro el Régimen de Autónomos?  ¿Qué cosas cambiarías?