Medidas del Gobierno para los autónomos

No falla, se acercan las elecciones y una vez más los partidos políticos prometen el oro y el moro a los autónomos, los que ya están y los que esperan que se hagan. Si recordamos bien, el Partido Popular en las anteriores elecciones prometió que echaría a andar la Ley del Emprendedor, con medidas para potenciar esta actividad que en su desarrollo, largo y tedioso, se ha quedado en nada, para qué nos vamos a andar con medias tintas. En nada.

Ahora han sacado una descafeinada Ley de Segunda Oportunidad  para autónomos y ciudadanos en general, para que la ruina empresarial o profesional no suponga la ruina personal y familiar, pero las trabas son tantas que seguirán yendo a la ruina los mismos. Los demás partidos han visto también un filón en esto del emprendimiento y todos proponen en sus programas políticos una Ley de Segunda Oportunidad. Será motivo de otro post ver las diferencias entre cada una de ellas, si las hay.

Está claro que el tejido productivo español no cambia y el Gobierno y los demás partidos que opositan a ocupar el puesto ven los autónomos como la salvación para el desempleo y la economía. El Gobierno Popular estima que con una serie de medidas que va a poner en marcha para incentivar el empleo autónomo se crearán en cuatro años (próxima legislatura en la que espera seguir gobernando) 550.000 nuevos autónomos que a su vez, si todo va bien, en muchos casos supondrá contrataciones de asalariados.

Así que podemos decir alto y claro que los autónomos, presentes y futuros, sobretodo, son la “gran esperanza blanca”, los que pueden hacer disminuir las listas de desempleados a unos límites más soportables por la ciudadanía y menos aborchonantes en las reuniones comunitarias más allá de nuestras fronteras.

¿Qué incentivos propone el PP para conseguir animar a 550.000 emprendedores a hacerse autónomos en los próximos cuatro años? Hasta siete:

1.-Tarifa plana de 50 euros aunque se contraten asalariados

Si el autónomo contrata un asalariado, aún así, se le mantendrá la tarifa plana de 50 euros a la seguridad social en los seis primeros meses. Luego se reducirá la cuota que le corresponda en un 50% durante los seis meses siguientes y los seis meses siguientes una reducción del 30% en el importe de la cuota. Es decir, aunque contrate asalariados, se va a beneficiar de estas reducciones en la cotización a la seguridad social durante los 18 primeros meses de su actividad.

Prevé el Gobierno que 375.000 trabajadores puedan beneficiarse de esta posibilidad durante los próximos cuatro años.

2.-Capitalización del 100% del paro para iniciar una actividad empresarial.

Desapareció con Felipe González en 1994 y ahora el PP ha decidido que es buen momento para reimplantar la posibilidad de capitalizar el 100% de la prestación de desempleo, con independencia de la edad que tenga el autónomo. La finalidad de esta cuantía tiene que ir a para las cotizaciones de la Seguridad Social de los primeros meses de actividad, emprender un negocio, pagar los gastos de constitución de la creación de una sociedad o bien que sirva de aportación al capital social de una empresa de la que se pasa a ser socio.

Hasta ahora o los hombres hasta 30 años o las mujeres hasta 35 años son los únicos que pueden beneficiarse de esta capitalización de la prestación de desempleo.

Unos 150.000 futuros autónomos son los que estima el PP que se beneficiarán de esta opción en los próximos cuatro años.

3.-Compatibilizar el cobro de la prestación de desempleo con el inicio de una actividad empresarial.

Como una de las objeciones a establecerse como autónomo puede ser el miedo esta medida va dirigida a dar un poco de tranquilidad: los primeros nueve meses de actividad como autónomos se podrá seguir cobrando la prestación de desempleo.

Para ello, el autónomo tiene que ser autónomo o bien socio de una sociedad de la que tiene el control del capital.

Unos 50.000 autónomos futuros podrán beneficiarse de esta posibilidad, estima el Gobierno del PP.

4.-Cinco años para recuperar la cobertura del paro no cobrado si se fracasa en la actividad empresarial.

Ahora son dos años, pero con esta reforma el PP amplía a cinco años la posibilidad de reengancharse en el cobro de la prestación de desempleo que se venía cobrando hasta el momento de iniciarse como autónomo. No hay que agotar el periodo de cinco años, sino en los dos primeros la actividad ha fracasado ya puede solicitarse este reenganche en el cobro de la prestación de desempleo que quedase pendiente de cobro.

Quizá beneficie esta medida a 90.000 futuros autónomos, estima el Gobierno.

5.-Incentivar la contratación de familiares autónomos.

Los familiares de los autónomos que trabajen con ellos podrán beneficiarse durante 24 meses, frente a los 18 actuales, de bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social. La bonificación pasa a ser del 25% esos seis meses extra, frente al 50% de los primeros 18 meses.

6.-Más protección para los autónomos  dependientes con la posibilidad de contratar a un asalariado para poder conciliar la vida empresarial y personal.

Un autónomo dependiente es el que factura al menos el 75% de sus ingresos a un solo cliente. A partir de la entrada en vigor de estas medidas, podrán contratar un trabajador en determinados supuestos que permitan conciliar la vida familiar y empresarial y eviten poner en riesgo la pérdida de relación comercial con su único o principal cliente. Por ejemplo, en los casos de maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo, cuidado de menores de 7 años,… El trabajador contratado evitará que el cliente rescinda la relación con el autónomo al no poderle prestar él los servicios directamente durante esos periodos.

7.-Apoyo a la incorporación como socio a sociedades laborales.

Una bonificación de 800 euros al mes en las cotizaciones sociales en los tres años siguientes a la incorporación como socio del desempleado de una cooperativa o de una sociedad laboral. Si el trabajador autónomo que se incorpora a una sociedad de este tipo es menor de 30 años o discapacitado la bonificación se elevará a 1650 euros mes durante el primer año.

La conclusión, que está fenomenal que se acuerden de San Roque, pero no solo cuando llueve. ¿No os parece?