Modificación IVA de caja

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras reconocer el fracaso que ha supuesto el IVA de caja al que solo se han acogido 22.000 pymes de los más de dos millones que se esperaban, ha anunciado cambios en el mismo que favorezcan el que más autónomos se incluyan en este sistema que tiene como principal objetivo proporcionar más liquidez a las empresas.

Los cambios llegarán previsiblemente en la próxima Ley de Presupuestos Generales del Estado e incluirán reformas que incentiven su aplicación. Por ejemplo, uno de los impedimentos para que más pymes se incluyeran fue la presión ejercida por las empresas, clientes de estas pymes y autónomos, para que no lo hicieran con amenazas de rescindir la relación en caso de hacerlo y es que para que una pyme pueda estar en el IVA de caja, sus clientes tienen la obligación de abonar el IVA casi al contado. Ahora ya no será así, las empresas tendrán 90 días para poder liquidar ese IVA aunque la pyme o el autónomo, acogida al IVA de caja, se lo haya deducido antes.

Otro aspecto que el Gobierno ha prometido estudiar ha sido el de la inversión del sujeto pasivo en el caso de los autónomos que trabajan con la Administración, de tal forma que sea la propia Administración, que no paga sus facturas en el plazo legalmente fijado, la que tenga que pagar ese IVA, de esta forma el autónomo no tiene que adelantar un dinero que no ha cobrado.

Y lo más importante es que esta inversión del sujeto pasivo podría extenderse a la morosidad, es decir, de forma que las empresas que incumplen los plazos legales de pago a sus proveedores se verían obligadas a pagar ese IVA ellas mismas y además quedarían marcadas ante Hacienda como morosas, lo cual, en el caso de que se introduzca definitivamente un régimen sancionador en la Ley de morosidad podría ser fundamental para acabar con esta lacra.

Y aunque se especifica que son las pymes y autónomos los que pueden acogerse al IVA de caja, os recordamos que los autónomos en módulos no pueden.