• Suscríbete a nuestro Boletín

No hay límites para la imposición fiscal sobre los carburantes

Escrito por Administración
En Actualidad del transporte
Jul 31st, 2012
0 Comentarios
622 Views
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

No hay límites para la imposición fiscal sobre los carburantes

Al menos esa es la idea que transmite la situación actual y la evolución que hemos ido viendo de los precios de los carburantes en los últimos años.

Evolución precio

En junio de 2012 la media nacional del precio del gasóleo en surtidor, es decir, precio final es de 1,3 euros/litro de gasóleo. El litro de gasóleo “solo” ha subido en estos cinco años un 34,44.

La evolución no ha sido la misma en todas las Comunidades Autónomas, en las que ha influido sobremanera la aplicación o no del céntimo sanitario y el tramo que hayan aplicado del mismo.

Composición del precio del gasóleo

Son muchos los factores que influyen en el precio, y el menos importante de todos ellos es el precio del crudo, que apenas representa, si sumamos los costes de transporte, refino, comercialización, etc. un 57% del precio final un 56,82% concretamente). Todo lo demás son impuestos, concretamente el Impuesto Especial de Hidrocarburos (comunitario), el Impuesto sobre Ventas Minoristas de determinados Hidrocarburos (céntimo sanitario) más IVA, representando la suma de impuestos un 43,18% del precio final del gasóleo. Porque el IVA se calcula sobre el montante total de precio del crudo más impuestos especiales.

No hay límites para la imposición fiscal sobre los carburantes

*Hemos tenido en cuenta una media del “céntimo sanitario” que se aplica en las diferentes comunidades autónomas, entre las que no lo aplican y las que aplican el máximo 4,8 céntimos/litro.

*Fuente AOP

Evolución consumo

La evolución en el consumo de gasóleo de automoción es una triste prueba de la evolución de la economía y de la pérdida de actividad generalizada del país, pero sobre todo del transporte, el principal consumidor de gasóleo de automoción.

Si analizamos la evolución desde abril de 2077 a abril de 2012 (últimos datos facilitados por la AOP, Asociación de Operadores de Petróleo) hemos pasado de consumir 2.032 mil toneladas de gasóleo de automoción (A) en abril de 2007 a 1.705 mil toneladas del mismo producto en abril de 2012. El descenso en el consumo es de un 16% en cinco años.

No hay límites para la imposición fiscal sobre los carburantes

Si comparamos el consumo de gasóleo entre abril de 2011 y abril de 2012, el descenso ha sido de un 7,7%. Lo que confirma la tendencia negativa. Y éste, el consumo de gasóleo es solo un factor más que indica el descenso en la actividad tanto económica como particular.

Céntimo sanitario

Afortunadamente, menos en el caso de Andalucía de momento (ver la primera noticia de este boletín), todas estas Comunidades que han optado por el tramo más elevado del IVMDH, han puesto en marcha la devolución del mismo en su totalidad a los transportistas. Para ello, solo hay que darse de alta en Hacienda en el registro de gasóleo profesional.

No hay límites para la imposición fiscal sobre los carburantes

No deja de ser cierto que el céntimo sanitario ha provocado y sigue provocando problemas. Por un lado está la dispersión de precios del gasóleo lo que lleva a que muchos conductores, sobre todo transportistas, reposten en unas Comunidades y no en otras, con independencia de dónde tengan su domicilio. Esto le va a suceder a Andalucía como no dé marcha atrás y ponga en marcha la devolución del céntimo a los transportistas.

Si repostan fuera los transportistas andaluces, teniendo en cuenta que de cada litro de gasóleo 19 céntimos son impuestos, se puede calcular que en los niveles de consumo actuales, la Hacienda andaluza podría dejar de recaudar unos 30 millones de euros.

Céntimo verde

Y puede ser que la imposición sobre el gasóleo no haya terminado, y que a la vuelta del verano o incluso durante el verano nos encontremos con un nuevo recargo fiscal sobre el gasóleo, el llamado céntimo verde. Otra vez una mala denominación, como con el céntimo sanitario, ya que ni es un céntimo, que serán cinco céntimos por litro de gasóleo, si se confirman los últimos rumores, ni será tan verde. Lo de “verde” es porque se pretendía financiar a las energías renovables con lo que se obtuviera de esta recaudación. El colmo del absurdo y algo a lo que las petroleras se han negado sistemáticamente. Afirman no tener inconveniente en repercutir este impuesto en sus productos si hay que ser solidario con el país, pero no para financiar con lo que se obtiene de un modo de energía a otro. Esto es algo similar a lo que ha venido pasando con el céntimo sanitario, que ni ha sido un céntimo (mínimo 2,4 céntimos en su tramo estatal) ni “sanitario”, porque las Comunidades lo han venido empleando para arreglar sus cuentas en general y no la sanitaria en particular. Y además esto ha cambiado con el último dictamen de Bruselas que prohíbe expresamente que se recarguen los carburantes para una finalidad tan específica como ésta, pueden recargarlo sin más, y no dar explicaciones. Por eso dejará de llamarse “céntimo sanitario” para pasar a llamarse Impuesto sobre Ventas Minoristas de Derivados de los Hidrocarburos. Y así no habrá problemas, con Bruselas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

No se permiten comentarios.

Más en Actualidad del transporte, Destacados, Recomendamos, Transporte por carretera
Los transportistas y los cargadores solicitan la intervención de Fomento para poder avanzar en sus acuerdos.
Transportistas y cargadores solicitan la intervención de Fomento

En el marco de las reuniones que mantienen las asociaciones de cargadores con las de transportistas, para conseguir aprobar un...

Cerrar