La ECOTASA ha sido suspendida sin fecha de entrada en vigor
La ecotasa ha sido suspendida sin fecha de entrada en vigor.

Acabamos de conocer una estupenda noticia para el transporte español y es que la ECOTASA francesa ha sido suspendida (que no suprimida) en palabras del primer ministro francés Jean-Marc Ayrault. Os recordamos que la ECOTASA ha sufrido  dos retrasos en su entrada en vigor (la nueva fecha propuesta era el próximo 1 de enero de 2014).Y con esto no nos estamos refiriendo a un suspenso por malas calificaciones, sino a que el primer ministro francés, analizando el malestar que la implantación de la ECOTASA había provocado en algunos territorios franceses ha decidido suspender su aplicación y dar paso a un diálogo “a nivel nacional y regional”para buscar soluciones e idear una ECOTASA al gusto de todos.

Y es que el primer ministro francés reconoce que se trata de una medida fiscal que había originado una fuerte controversia y oposición en todo el territorio, pero sobre todo en algunas regiones como Bretaña, lo que le lleva a reflexionar en alto y decir que la suspensión se aplicará en todo el territorio y no solo en algunas regiones “con el fin de evitar la distorsión entre los territorios y las empresas”.  Y esto nos lleva a acordarnos de la triste situación de desigualdad y de distorsión que se vive en el territorio español gracias a que, en el ejercicio de sus competencias o yendo más allá de sus competencias como muchos opinan, algunos territorios autonómicos han implantado aquí su propia Euroviñeta, como es el caso de Cataluña o el Pais Vasco.

Y mientras, nuestro Ministerio de Fomento se resiste a los envites de la patronal de las concesionarias de las autopistas de peaje, ASETA, que insiste en que el remedio de los males (¿de los de sus empresas?) presupuestarios sería la implantación de la Euroviñeta para los vehículos de transporte de mercancías. Esto supondría, siempre según ASETA, una recaudación anual de 3.000 millones de euros, con los que Fomento podría acometer la construcción de nuevas infraestructuras, el mantenimiento de las ya existentes y, suponemos, sacar de la quiebra las autopistas que gestionan algunas de las concesionarias asociadas a ASETA.

Muy propio de este país ¿no? que nos solucionen el problema que hemos causado nosotros por negligencia, inoperancia, mala suerte, crisis económica,…. otros. Y es que los transportistas sucede que ya solucionan los problemas de muchos sectores si tenemos en cuenta solo la contribución que hacen a las arcas del Estado en concepto de Impuesto Especial de Hidrocarburos.