Los excesos en los tiempos de conducción serán detectados por el sistema DSRC de control a distancia del tacógrafo

Guardia Civil y Mossos d’Escuadra han puesto a prueba el dispositivo DSRC de teledetección temprana de indicios de infracciones del tacógrafo desarrollado por Continental Automotive. La Unión Europea obliga a todos los países miembros a utilizar este equipo de inspección a distancia que permite controlar a los vehículos mientras están circulando, como muy tarde, a partir de agosto de 2024. Ahora se ha incluido en las infracciones detectables la superación del tiempo máximo de conducción.

La Guardia Civil durante el último trimestre de 2020 y los Mossos d’Escuadra en el mes de enero han puesto a prueba el dispositivo de teledetección temprana DSRC fabricado por Continental. Unas pruebas que son el paso previo antes de que empiecen a utilizarlo para controlar en carretera a los vehículos de transporte. Pruebas que se han realizado con éxito.

La normativa europea obliga a que los tacógrafos inteligentes, los que se montan en los vehículos desde junio de 2019, dispongan de un sistema de comunicación de baja frecuencia (DSRC) que envíe a distancia los datos, indicios, sobre posibles infracciones recogidas por el tacógrafo, para que puedan ser leídos por el dispositivo de teledetección temprana DSRC. Este dispositivo es el que han estado probando Guardia Civil y Mossos (en las pruebas realizadas por los Mossos, también estuvieron presentes la Ertzantza y la Policía Foral de Navarra). Hay que puntualizar que este dispositivo no puede “leer” los tacógrafos de las generaciones anteriores.

Vehículo de los Mossos d’Escuadra con el sistema DSRC instalado en el techo del vehículo. Foto: Continental Automotive.

Igualmente, la normativa europea obliga a que los estados miembros de la UE doten a los cuerpos de seguridad que controlan el transporte por carretera con estos dispositivos DSRC de teledetección temprana. Estos dispositivos pueden acceder a la información sobre posibles infracciones que están almacenadas el tacógrafo y la fecha tope para que los cuerpos de seguridad cuenten con estos dispositivos es agosto de 2024.

Pero nada impide que los cuerpos de seguridad empiecen a utilizarlos estos dispositivos DSRC antes de esa fecha para controlar los vehículos vendidos desde junio de 2019. Realmente, la última palabra en este sentido la tienen los organismos responsables de controlar e inspeccionar la actividad del sector: el Ministerio de Transportes, la Dirección de Transporte y Movilidad de la Generalitat de Cataluña, y el Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del País Vasco.

La información obtenida del tacógrafo no permite sancionar directamente

Antes de seguir, hay que dejar claro que la información sobre infracciones obtenida a partir de los dispositivos DSRC no servirá directamente para sancionar, para “telesancionar”. Realmente, el dispositivo DSRC no detecta infracciones, sino que muestra los indicios de un posible mal funcionamiento, mala utilización o manipulación del tacógrafo.

Si el dispositivo DSRC detecta índicos de que se podido cometer una infracción, los agentes deberán inmovilizar el vehículo y realizar una inspección directa del vehículo y el tacógrafo. Solo si se confirma la existencia de una infracción, se procederá a sancionar al transportista. Aunque se seguirán haciendo inspecciones aleatorias, con este dispositivo lo que se pretende es mejorar la eficiencia de los controles en carretera y solo detener a los vehículos “sospechosos”. Si no se detecta ningún dato que dé lugar a una infracción, los datos recogidos por el dispositivo DSRC se borran a las tres horas.

Señalar que el dispositivo DSRC se puede montar sobre un trípode y controlar los vehículos que van pasando, o se puede instalar en un vehículo que podría realizar las lecturas de los tacógrafos mientras están circulando​.

Los tiempos de conducción también serán accesibles

¿A qué información puede acceder el dispositivo de teledetección temprana DSRC? Nunca a datos de carácter personal. El intercambio de datos durante la comunicación entre el tacógrafo y el dispositivo DSRC se limita a aquellos necesarios para hacer más selectivos los controles en carretera de los vehículos:

  • Matrícula del vehículo
  • Incidente de exceso de velocidad
  • Conducción sin una tarjeta de tacógrafo válida
  • Tarjeta de tacógrafo válida
  • Inserción de tarjeta durante la conducción
  • Error de datos de movimiento
  • Conflicto de movimiento del vehículo
  • Tarjeta de segundo conductor
  • Actividad actual en el tacógrafo
  • Última sesión cerrada
  • Interrupción del suministro eléctrico
  • Fallo del sensor
  • Ajuste de la hora
  • Intento de violación de la seguridad
  • Último calibrado y calibrado anterior
  • Fecha de conexión del tacógrafo
  • Velocidad actual
  • Indicación temporal
  • Superación del tiempo máximo de conducción.

Este último incidente, superación del tiempo máximo de conducción, no estaba incluido en el Reglamento 164/2015, en el que se reguló las funciones del tacógrafo inteligente, que como hemos dicho antes, es el que se monta en los camiones nuevos desde junio de 2019. Ha sido con la publicación del Reglamento 2020/1054, en agosto de 2020, cuando se ha decidido que el dispositivo DSRC pueda acceder también a estos incidentes.

Sin embargo, este incidente no se podrá “leer” en los tacógrafos inteligentes que ya están en uso, desde al menos junio de 2019, ni en los que se sigan comercializando durante bastante tiempo. Para que el dispositivo DSRC pueda acceder a estos incidentes, la Comisión Europea tiene que redactar y publicar un reglamento de ejecución con los nuevos requisitos técnicos y protocolos de comunicación que tendrán que cumplir los tacógrafos y los dispositivos DSRC para poder intercambiar los datos sobre los incidentes relacionados con la superación del tiempo máximo de conducción.

Estos cambios técnicos se recogen en un reglamento de ejecución, documento en el que se dan las instrucciones necesarias para que los fabricantes construyan los nuevos equipos. La Comisión tiene que publicar este reglamento de ejecución a más tardar el 21 de febrero de 2022, pero podría hacerlo antes.

Dicho reglamento de ejecución fijará la fecha a partir de la cual los tacógrafos tendrán que estar preparados para transmitir al dispositivo DSRC los incidentes relacionados con la superación del tiempo máximo de conducción. La fecha límite es agosto de 2023, cuando todos los vehículos nuevos deberán ir provistos del tacógrafo inteligente de segunda generación, preparado para registrar los cruces de frontera y la realización de las labores de carga y descarga. Como ya hemos dicho, un año después, agosto de 2014, es cuando la UE obliga a los países a que doten a los cuerpos de seguridad con dispositivos DSRC de teledetección temprana. Pero, insistimos, nada impide que los empiecen a utilizar ya para controlar los tacógrafo montados desde junio de 2019.

Artículos relacionados

  • Suscríbete a nuestro boletín

NUESTROS DESTACADOS

Los tiempos de conducción y descanso y la velocidad son un problema en toda Europa

Del 10 al 16 de mayo se realizaron en 18 países europeos controles de transporte dentro del ámbito de ROADPOL, en los que quedó...

DAF presenta la Nueva Generación XF y las maxi cabinas XG y XG+

DAF ha presentado la Nueva Generación XF que incluye la incorporación a su gama de cabinas de dos versiones de tamaño extendido: los modelos...

El Congreso aprueba multas de 401 a 6.000 euros por morosidad en el transporte

La Comisión de Transportes del Congreso ha aprobado la proposición de ley que modifica la LOTT para incluir tipos infractores que sancionen la morosidad...