Hacienda abierta a rebajar la fiscalidad de los carburantes

Hacienda se muestra abierta a rebajar la fiscalidad de los carburantes con el fin de abaratar el precio del gasóleo, pero, la Ministra María Jesús Montero, se muestra cauta y no quiere hacer ninguna confirmación hasta que no haya consenso social y político.

La reciente Conferencia de Presidentes autonómicos ha dejado, además de la unidad de postura frente a la guerra en Ucrania, la unidad necesaria para adoptar medidas que puedan suponer un alivio en la factura de suministros básicos como la luz, el gas o los combustibles. Suministros que llevaban meses de fuertes subidas que se han visto aún más potenciadas por la declaración de guerra de Rusia a Ucrania.

Asai, entre otros consensos, se obtuvo el de «intensificar rebajas fiscales para amortiguar el impacto de los precios de la energía». Sin embargo, la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero es prudente a la hora de hacer ninguna afirmación sobre en qué tipo de rebaja fiscal se trabaja hasta que no haya consenso con los partidos políticos y los agentes sociales.

Los combustibles, gasolina y gasóleo, están gravados con dos impuestos: el IVA al 21% y el Impuesto Especial de Hidrocarburos que en el caso del gasóleo es de 38 céntimos/litros y de 47 céntimos/litro en el caso de la gasolina. Bajar el IVA al 10% en principio estaría «vetado» por la Directiva comunitaria que fija los bienes y servicios a los que puede aplicarse un IVA reducido y a los que no. Pero sí que sabemos que está sobre la mesa de la Comisión Europea adoptar esta medida, es decir rebajar el IVA que se aplica a los combustibles a un tipo reducido, el 10% en el caso de España, en la actual coyuntura crítica para la mayoría de las empresas y familias europeas.

En el caso del Impuesto Especial de Hidrocarburos, España tiene un pequeño margen para rebajar esta fiscalidad y aplicar el mínimo que fija la Directiva comunitaria. Es decir, tiene margen dentro de la «legalidad»: el tipo mínimo que fija la Directiva es de 302 euros/1000 litros, lo que supone 32 céntimos por litro, seis céntimos menos por litro que el margen actual que se aplica ahora. Hasta ahí puede rebajar Hacienda, salvo que la Unión Europea decida adoptar medidas más drásticas que alivien el precio del gasóleo en todos los Estados miembros.

También se está a la espera de que la Unión Europea adopte una postura común en los próximos días, además de sobre la fiscalidad de los combustibles, sobre el precio de la luz.

Bruselas se ha abierto a trabajar en desligar el precio de la energía eléctrica del precio del gas, que es el que está realmente disparado y tira del precio de la luz, ya que la negociación de los precios de la energía en los mercados internacionales no se hace por separado si no que depende del que se cotice más caro. El gas, en los momentos actuales y desde hace meses. Es una petición del gobierno español, realizada ya hace meses y que se ha puesto sobre la mesa de nuevo por la necesidad de adoptar medidas en toda Europa.

En este sentido, el secretario general de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) ha subrayado la posibilidad de subir los impuestos a las compañías energéticas y utilizar esta recaudación extra para subvencionar o asumir con cargo a los estados parte de la subvención que se haga en el precio de la luz y del gas a las empresas y familias. La estimación de la OCDE es de unos 200.000 millones extras de beneficio para las compañías energéticas por la actual situación de precios descontrolados de la luz y del gas. Por lo que «compartir» parte de este beneficio abusivo con los propios usuarios tampoco sería ningún despropósito. Italia y Rumanía ya han movido ficha en esta dirección.

Algo similar pasa con el gasóleo y la gasolina. Algunos acusan al Estado de estar recaudando más que nunca gracias a los impuestos que gravan los combustibles, tanto el IVA como el Impuesto de Hidrocarburos. Y es cierto. Pero, según os comentamos más arriba el Gobierno planea una rebaja fiscal, lo que iría contra el beneficio público. Sin embargo, las compañías petroleras, que están obteniendo también unos beneficios inesperados y enormes por esta situación, todavía no se han pronunciado.

Para FENADISMER es absolutamente vergonzoso que las compañías energéticas no tengan ninguna intención de reducir sus márgenes comerciales en la actual coyuntura económica. Y más cuando el gasóleo que nos venden hoy a casi dos euros, lo han comprado hace semanas a un precio muy inferior.

  • Suscríbete a nuestro boletín

NUESTROS DESTACADOS

Aprobada la Ley de la Cadena de Transporte con el visto bueno del sector

El Comité Nacional ha dado el visto bueno finalmente al último texto entregado por el Ministerio y que recoge los preceptos mínimos exigidos para...

Cuándo el conductor puede hacer la carga y descarga en carga fraccionada

El Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros esta semana incluye la regulación de las operaciones de carga y descarga en carga fraccionada...

El nuevo sistema de cotización para los autónomos recibe el visto bueno de todos los interesados

Tras más de un año negociando lo que debe ser el nuevo sistema de cotización para autónomos, basado en sus ingresos reales, ha recibido...