La OCDE recomienda a España subir los impuestos de los carburantes

Un conductor llena el depósito de gasóleo de un camión.

La OCDE ha emitido un informe en el que recomienda a España subir los impuestos de los carburantes, especialmente los del gasóleo para equipararlos con los de la gasolina. En el caso de España, la OCDE considera que hay margen para subir estos impuestos y contribuir así a una mejor fiscalidad medioambiental que acelere el proceso de descarbonización.

La OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) ha emitido un informe con recomendaciones para cada país para adoptar medidas que contribuyan a mejorar sus economías, acelerar la transición hacia la descarbonización, evitar desigualdades territoriales, incluso dentro del mismo país, como reconoce en España, y, todo esto, sin dejar atrás a los más vulnerables.

Concretamente, en el caso de España la OCDE recomienda subir los impuestos de los carburantes, especialmente los del gasóleo. En España, el impuesto por litro de gasolina sin plomo es de 0,473 euros y en el caso del gasóleo es de 0,379 euros/litro.

Estas cantidades sitúan a España en la banda baja de presión fiscal, dentro de los márgenes mínimos y máximos que contempla la Directiva europea sobre Impuestos Especiales, entre ellos los de hidrocarburos.

Por eso, la OCDE recomienda a España subir los impuestos, al menos igualar el impuesto de hidrocarburos del gasóleo con el de la gasolina, lo que a efectos prácticos supone una subida inmediata del precio del gasóleo. Pero, para este organismo esta decisión del Gobierno español es necesaria para «reflejar mejor las emisiones de CO2».

No es la primera vez que este organismo aconseja a España subir la fiscalidad de los hidrocarburos. También el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha hecho lo mismo en diversas ocasiones.

Para estos organismos, una fiscalidad tan baja no solo reduce las posibilidades de recaudación, que podría emplearse en la financiación de medidas para la descarbonización y cumplir los objetivos europeos, si no que además es un aliciente para consumir más. Como lo han sido las ayudas proporcionadas por el Gobierno tras el estallido de la Guerra de Ucrania: ayudas directas al gasóleo o rebajas fiscales de la luz y el gas.

La OCDE, también Bruselas ha emitido opiniones en el mismo sentido, considera que hay que buscar un reflejo del coste medioambiental de las emisiones de los combustibles fósiles. Porque la idea es que al encarecerse, se reduciría su consumo a la vez que se aumentaría la recaudación fiscal (hasta 1.500 millones de euros al año por la subida de los impuestos de hidrocarburos y la equiparación del coste fiscal de la gasolina y el gasóleo).

Pero esta subida no sería accesible para todos, por lo que el organismo internacional, propone también medidas que compensen a los más vulnerables por este encarecimiento de los combustibles.

Esta subida fiscal es la forma en la que la OCDE piensa que puede impulsarse la descarbonización, que se ha puesto más difícil tras la subida de los combustibles, la energía y la inflación en niveles que no se conocían desde hacía décadas.

A España, además de subir los impuestos sobre los carburantes, la OCDE le recomienda también acelerar los planes e inversiones para alcanzar un ahorro energético o impulsar un transporte sostenible.

  • Suscríbete a nuestro boletín

  • Nuestro Podcast

NUESTROS DESTACADOS

Restricciones a la circulación de camiones 2024

El Cuadernillo con las restricciones a la circulación de camiones 2024 en todo el territorio nacional ya está disponible, en formato PDF o revista....

Volvo Trucks rompe el techo de potencia con 780 CV y lanza nueva gama FH Aero

Volvo Trucks rompe el techo de potencia con un nuevo motor de hasta 780 CV para el FH16 y lanza nueva gama FH Aero,...

Los vehículos comerciales cerraron 2023 con un incremento de las matriculaciones del 22%

Los vehículos comerciales cerraron 2023 con un incremento de las matriculaciones del 22% respecto al año 2022, con 146.052 unidades comerciales. El único tipo...