Las instituciones europeas acuerdan subir los peajes

El Consejo y el Parlamento europeos han alcanzado un acuerdo informal para reformar la Directiva de la Euroviñeta, que regula los sistemas de peajes, para incluir en el cálculo de la tarificación vial la congestión y las emisiones de CO2 y otros impactos ambientales, lo que supondrá un encarecimiento de los peajes con la aplicación completa de los principios de «el que usa paga» y «quien contamina paga». También se establece la eliminación progresiva del sistema de viñetas (pago por tiempo), que deberá sustituirse por sistemas de peaje por kilómetro recorrido.

Los negociadores del Consejo y el Parlamento Europeo, bajo la dirección de la presidencia de turno portuguesa de la UE, han alcanzado un acuerdo político sobre la revisión de la denominada Directiva de la Euroviñeta. Con la modificación de la Directiva se van a abordar las emisiones de gases de efecto invernadero y otros impactos ambientales, la congestión y la financiación de la infraestructura vial, lo que va a suponer un encarecimiento de los peajes.

Pedro Nuno Santos, ministro portugués de Infraestructura y Vivienda, y presidente del Consejo, ha señalado que “el acuerdo de hoy (martes 15 de junio) sobre la tarificación de las carreteras, con reglas más estrictas y amplias y un nuevo esquema para abordar las emisiones de CO2, es un elemento crucial para descarbonizar el transporte y cumplir los objetivos climáticos en línea con el Pacto Verde Europeo y el Acuerdo de París. Además, proporciona una señal clara y seguridad jurídica a los fabricantes de vehículos y transportistas para la próxima década, como ha solicitado el sector, las organizaciones medioambientales y otras partes interesadas. La conclusión de las negociaciones sobre esta propuesta ha sido una alta prioridad para la presidencia portuguesa«.

Tasa por las emisiones de CO2

Para incorporar las emisiones de CO2 al pago de los peajes, se ha acordado que los estados miembros tendrán la opción de establecer un sistema de peaje combinado para todos los vehículos pesados, o solo para algunos tipos de vehículos pesados, que combinará tasas por distancia recorrida y tasas por el tiempo de uso, que integraría dos herramientas de cálculo del peaje: una basada en las emisiones de CO2 y la ya existente basada en la clase EURO del vehículo. Con esta medida, se quieren aplicar completamente los principios «el que usa paga» y «el que contamina paga». El cobro de los “costes externos» por la contaminación del aire será obligatorio para los vehículos pesados después de un período de transición de cuatro años.

Además, en los tramos de carretera con niveles muy altos de congestión, los estados miembros podrán aplicar a la parte de la tasa correspondiente a la infraestructura un margen más alto, hasta un 50%.

Recordemos que el precio final del peaje se fija con la suma de cada tasa: coste por infraestructura -más el nuevo incremento por congestión-, coste por contaminación del aire -hasta ahora calculado según la norma Euro, al que habrá que sumar las emisiones de CO2-, y coste por contaminación acústica.

Adiós a la viñeta

Por otra parte, se ha acordado que los sistemas de peaje basados en tiempo (pago diario, semanal, mensual, anual) se tienen que eliminar gradualmente para los vehículos pesados en la red principal de carreteras europeas (TEN-T), las que soportan el tránsito del transporte internacional, en los ocho años siguientes a la entrada en vigor de la directiva.

En los casos en que los Estados miembros apliquen un sistema común de viñetas, como el Tratado Euroviñeta entre Dinamarca, Luxemburgo, los Países Bajos (Holanda) y Suecia, tendrán dos años adicionales para adaptar o disolver ese sistema.

Las viñetas se podrán seguir aplicando en la red secundaria de carreteras o en áreas de baja densidad de población.

No es obligatorio imponer peajes

Lo que no cambia es la libertad de cada Estado miembro para decidir si aplica peajes y tarifas de usuario para diferentes categorías de vehículos, como vehículos pesados de mercancías, autocares y autobuses, vehículos ligeros, vehículos comerciales ligeros, microbuses y turismos, independientemente unos de otros.

Tampoco cambia el uso que se le puede dar al dinero recaudado con los peajes. En general, los Estados miembros deberían destinar los ingresos generados por la infraestructura y los costes externos a proyectos en el sector del transporte, en particular en apoyo de la red transeuropea de transporte. Sin embargo, no están obligados a hacerlo. Solo lo ingresos por las tarifas opcionales por congestión deberán utilizarse para abordar los problemas de congestión o para desarrollar el transporte y la movilidad sostenibles en general.

La Comisión presentó la propuesta de revisión de la Directiva de la Euroviñeta en mayo de 2017, como parte del Primer Paquete de Movilidad. Los Estados miembros dispondrán de dos años a partir de la entrada en vigor de la Directiva para incorporar las nuevas disposiciones a su legislación nacional.

  • Suscríbete a nuestro boletín

NUESTROS DESTACADOS

La electromovilidad en el transporte de mercancías. Episodio 8 del Podcast de Fenadismer en Carretera

Comenzamos una nueva temporada de podcast y no podemos hacerlo de mejor manera que hablando de electromovilidad en el transporte de mercancías por carretera...

Eficiencia y seguridad de los neumáticos: el sistema europeo de etiquetado

El sistema europeo de etiquetado de los neumáticos ofrece una información muy valiosa sobre este elemento esencial de los vehículos, tanto desde el punto...

La modificación del ROTT deja sin tarjeta hasta 2,5 Tn, elimina la antigüedad media y facilita el examen de competencia

El Consejo Nacional del Transporte Terrestre ha debatido hoy la propuesta de modificación del ROTT que propone el Ministerio de Transportes. Con el voto...