Los fabricantes piden cargadores e hidrogeneras para cumplir con la reducción de emisiones de CO2

Camion de hidrogeno en un punto de repostaje

Los fabricantes piden cargadores e hidrogeneras para cumplir con la reducción de emisiones de CO2 que ha propuesto la Comisión Europea para 2030. Además, solicitan que haya una mayor coordinación y un mínimo de coherencia entre las propuestas para reducir las emisiones de CO2 y sobre el futuro Euro 7, presentada recientemente, propuesta que aspira a fijar unas reducciones muy exigentes de óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas.

La respuesta de los fabricantes de camiones a la propuesta de la Comisión Europea para reducir las emisiones de CO2 de los vehículos pesados no se ha hecho esperar. La asociación europea que los agrupa, ACEA, ha hecho público un comunicado en el que pide que los nuevos y exigentes objetivos de reducción de emisiones de CO2 deben ir acompañados de un despliegue de infraestructuras de recarga para vehículos de batería y de repostaje de hidrógeno para los de pila de combustible más ambicioso que el contemplado en los planes actuales. Además, solicitan que se incrementen las ayudas a la adquisición de vehículos de cero emisiones y, por otro lado, que se “fortalezca” el sistema de fijación de precios del sistema de comercio de emisiones para el transporte.

Según los cálculos de la ACEA, alcanzar una reducción del 45% de las emisiones de CO2 en 2030 significa que tendría que haber más de 400.000 camiones de cero emisiones en circulación y que se pasase a matricular anualmente al menos 100.000 nuevos camiones de cero emisiones, cifra que representa aproximadamente una tercera parte del mercado anual europeo de camiones de más de 3,5 toneladas de MMA actualmente.

Para poder tener este volumen de camiones de cero emisiones en circulación haría falta que en los próximos siete años se pongan en funcionamiento más de 50.000 cargadores eléctricos de acceso público aptos para camiones, de los cuales unos 35.000 deberían tener un sistema de carga ultra rápidos de un megavatio. Por otra parte, tendrían que estar operativas unas 700 estaciones de recarga de hidrógeno en Europa.

«Los fabricantes estamos listos para cumplir», ha afirmado Martin Lundstedt, presidente de la junta de vehículos comerciales de ACEA y director ejecutivo de Volvo Group. “Sin embargo, llegar a una reducción del 45% en 2030 es un objetivo muy ambicioso. Requeriría una acción igualmente ambiciosa por parte de las administraciones públicas para garantizar que los otros actores en la cadena de valor del transporte y la logística lleguen al mismo tiempo”.

La directora general de ACEA, Sigrid de Vries, ha sido mucho más directa en sus declaraciones: «Teniendo en cuenta que actualmente casi no hay estaciones de carga operativas que se adapten a las necesidades específicas de los camiones, el desafío que tenemos por delante es enorme. Nos preocupa que solo los fabricantes de vehículos se enfrenten a multas elevadas si otras partes interesadas no cumplen su papel para que esto sea posible, especialmente dado el bajo nivel de ambición que muestran los estados miembros en el Reglamento de infraestructura de combustibles alternativos (AFIR)”.

En relación con los transportistas, señalan desde ACEA que deben poder operar con vehículos de cero emisiones de manera más rentable que los camiones diésel convencionales. «Si esto no sucede rápidamente, los operadores no comprarán nuestros vehículos y, como resultado, simplemente no podremos cumplir con los objetivos de CO2», afirmó Lundstedt. “La tecnología de los vehículos, ya sean camiones eléctricos con batería, eléctricos con celdas de combustible o impulsados por hidrógeno, es solo una parte de la solución. Para tener éxito con esta transición, necesitamos con urgencia políticas coherentes y conjuntas”.

Falta de coordinación con Euro 7

Finalmente, desde ACEA están “alarmados por la falta de coordinación entre la propuesta de reducción de emisiones de CO2 de hoy y la propuesta sobre Euro 7 para vehículos pesados publicada hace apenas unos meses, que busca abordar las emisiones de los vehículos con motores de combustión interna. Euro 7 no debe desviar la atención de la transición a la neutralidad climática y debe ser coherente con la inversión necesaria para poder alcanzar los estándares de CO2”, advierte ACEA.

Los fabricantes de camiones consideran que un Euro 7 muy duro, que implique inversiones muy fuertes para alcanzar uno límites muy estrictos, restaría poder de inversión en los vehículos de cero emisiones, que, por otra parte, no producen emisiones ni de óxidos de nitrógeno ni de partículas. “Mientras que otras regiones del mundo están incentivando su camino hacia la movilidad de cero emisiones, Europa está tratando de regular su camino, e incluso eso no se está haciendo de manera armonizada”, se ha lamentado Lundstedt.

  • Suscríbete a nuestro boletín

  • Nuestro Podcast

NUESTROS DESTACADOS

Sanciones por el uso del tacógrafo cometidas en otro Estado miembro o tercer país

La modificación del Reglamento comunitario 561/2006 a principios de este mes, ha dado lugar a una modificación importante y es que ahora cualquier Estado...

Tiempo de presencia o de descanso cuando el conductor acompaña al camión en un transbordador o ferry

¿Es tiempo de presencia o de descanso cuando el conductor acompaña al camión en un transbordador o ferry? Una reciente sentencia del Tribunal Supremo...

Restricciones a la circulación de camiones 2024

El Cuadernillo con las restricciones a la circulación de camiones 2024 en todo el territorio nacional ya está disponible, en formato PDF o revista....