Riesgo de desabastecimiento en Madrid Central a partir del 1 de enero, si el Ayuntamiento no lo remedia

Más de cien vehículos de transporte de mercancías y viajeros han realizado una marcha lenta en Madrid para hacer visible su expulsión de la Zona de Bajas Emisiones de Madrid a partir del 1 de enero de 2024.

Advierte Juan José Gil Panizo, secretario general de FENADISMER, de que hay riesgo de desabastecimiento a partir del 1 de enero en la Zona de Bajas Emisiones de Madrid, ya que los vehículos con etiqueta B quedan fuera al negarse el Ayuntamiento de la capital a barajar otras opciones. Esto significa que un 70% de la flota que opera habitualmente en esta zona de Madrid, no podrá acceder a la misma.

Que los vehículos con etiqueta B no puedan entrar en la Zona de Bajas Emisiones de Madrid a partir del 1 de enero de 2024 no afecta solo al transporte de mercancías, también a los autobuses. De hecho, en la marcha lenta que se ha celebrado hoy en Madrid había más autocares que camiones.

Esta mañana, en el Pleno del Ayuntamiento se trataba una moción presentada por VOX, que plantea esta moratoria, con el objetivo de que se pronunciaran los diferentes grupos políticos. Todos han dicho que no a la moratoria, incluido el Partido Popular. Para Juan José Gil Panizo «desde un asiento en un despacho es fácil dictar medidas medioambientales restrictivas, pero la realidad es otra«.

Todo este problema procede de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que anula la moratoria para que los vehículos de transporte de mercancías y viajeros siguieran accediendo a pesar de la etiqueta B más allá del 1 de enero de 2024, el problema, como señala FENADISMER, es que la sentencia no entra al fondo, si no que se centra en el defecto de forma que supone incluir una moratoria de este calado en una Ordenanza de Limpieza y no en una propia de Movilidad, como hubiera sido lo suyo. Como no ha habido trámite de audiencia para este cambio en la Ordenanza, el Tribunal Superior de Justicia dicta en contra.

Tampoco es cierto, nos confirma Juan José Gil Panizo, que el Ayuntamiento no pueda establecer una medida «regresiva» medioambientalmente, porque en este caso no lo sería, ya que no ha entrado en vigor. Tampoco es cierto que lo exija la Unión Europea, porque sin ir más lejos, Barcelona, bajo determinadas condiciones, permite que los camiones, furgonetas y autobuses con etiqueta B sigan accediendo a su Zona de bajas Emisiones.

El propio Ministerio de Transición Ecológica, que es el que tiene competencias en esta materia, establece unas directrices para fijar las Zonas de Bajas Emisiones en las que recomienda que al transporte profesional se le de un trato diferenciado del vehículo particular.

Además, «el ayuntamiento puede tramitar una modificación de la ordenanza de movilidad, puesto que tiene mayoría absoluta«. Y así daría cumplimiento a las promesas que se hicieron al sector, cuando en la campaña electoral e 2019 el Partido Popular en Madrid llevaba como eslogan acabar con Madrid Central y hacer un sistema más flexible. No ha sido cierto, afirma Juan José Gil Panizo, «se han limitado a maquillar el plan cambiando el nombre, de Madrid Central a Madrid 360.» Y no solo eso, la zona restringida se ha ampliado considerablemente:

Mapa de la Zona de Bajas Emisiones de Madrid que quedará prohibida a los vehículos con etiqueta B.

«Lo que pedimos, y el Ayuntamiento es consciente, es que el sector de transporte no puede hacer inversiones en vehículos ecológicos por muchos motivos, por falta de vehículos, por falta de cargadores, porque la situación económica no lo permite y porque los transportistas ahora mismo no están preparados para hacer esta transición. Estamos hablando de ciencia ficción

La respuesta del Ayuntamiento hasta ahora, al planteamiento de los transportistas y ante la posibilidad de que se produzca desabastecimiento a partir del 1 de enero, al menos en parte al reducirse la flota autorizada a acceder a esta zona a un 30%, es que los residentes autoricen a los vehículos, lo cual es ridículo porque la mayoría de los portes no van a particulares, especialmente en el transporte de viajeros, o que van a habilitar parkings específicos para estos vehículos, lo cual resulta más aberrante todavía.

Para Juan José Gil Panizo está claro que el Ayuntamiento «argumentos tiene, pero voluntad ninguna. Y el problema lo tiene el ayuntamiento a partir del 1 de enero

  • Suscríbete a nuestro boletín

  • Nuestro Podcast

NUESTROS DESTACADOS

Se acaba el plazo para solicitar ayudas para el cambio de tacógrafo

El Gobierno ha recordado hoy a los transportistas que se les acaba el plazo para solicitar ayudas para el cambio del tacógrafo por uno...

Infracciones que determinan el riesgo de las empresas de transporte europeas

En el Diario Oficial de la Unión Europea se ha publicado la Directiva que incluye las infracciones que determinan el nivel de riesgo de...

Sanciones por el uso del tacógrafo cometidas en otro Estado miembro o tercer país

La modificación del Reglamento comunitario 561/2006 a principios de este mes, ha dado lugar a una modificación importante y es que ahora cualquier Estado...