Bosch inicia la producción a gran escala de pilas de combustible para camiones

Bosch y Powercell esperan iniciar en 2022 la comercialización de pilas de combustible de hidrógeno para camiones.

Bosch ha firmado un acuerdo con la empresa sueca Powercell para producir a gran escala las celdas que forman parte de las pilas de combustible de hidrógeno. La multinacional alemana tiene previsto iniciar su comercialización en 2022, y considera que está tecnología será muy importante en el desarrollo de las próximas generaciones de camiones.

El componente crucial de las pilas de combustible de hidrógeno es la celda, que es donde se produce la reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno a partir de la cual se genera electricidad. Powercell es una empresa sueca especializada en la producción de estas celdas y ha sido el socio que ha elegido Bosch para producir a gran escala pilas de combustible para todo tipo de vehículos, desde turismos a camiones pesados.

De hecho, según las estimaciones de Bosch, las nuevas normativas de la Unión Europea, que exigen a los camiones una reducción de las emisiones de CO2 de un 15% de promedio para 2025, y de un 30% para 2030, van a suponer que este segmento de vehículos apueste por este sistema de propulsión cero emisiones, incluso antes que los turismos. Sus previsiones apuntan a que en 2030 el 20% de los vehículos serán eléctricos de pila de combustible.

La intención de las dos empresas es iniciar la comercialización de las pilas de combustible en el año 2022. Las celdas que se van a utilizar en las pilas de combustible son del tipo de membrana de polímero-electrolito (PEM), las mismas que se van a producir conjuntamente el Grupo Volvo y Daimler. Como curiosidad, señalar que Powercell formó para del Grupo Volvo hasta 2008.

Las pilas de combustible que fabrica Powercell proporcionan hasta 125 kW de potencia (170 CV), energía que se puede utilizar para alimentar directamente un motor eléctrico o almacenarse en una batería. Con la combinación de dos o más pilas se puede suministrar la energía necesaria para mover un camión. Esta solución ya la está probando en camiones Toyota desde hace años, utilizando las pilas de combustible de su turismo, el Toyota Mirai.

Reducción del coste de la pila y del hidrógeno

Con la fabricación a gran escala de las pilas de combustible, Bosch espera reducir su coste de producción, actualmente muy alto. Por otra parte, también es necesario que baje el precio del hidrógeno, lo que sucederá cuando aumente su producción para satisfacer la demanda creciente. Según la multinacional alemana, el precio del hidrógeno que se produce actualmente para algunas aplicaciones industriales está por encima de los 5 euros/kilo. Un kilo de hidrógeno contiene tanta energía como unos tres litros de diésel, por lo que, para recorrer unos 100 kilómetros, un camión de 40 toneladas utilizará de siete a ocho kilogramos de hidrógeno.

En el número 106 de Fenadismer en Carretera tienes un amplio reportaje dedicado al hidrógeno como combustible para camiones.

  • Suscríbete a nuestro boletín

NUESTROS DESTACADOS

Los tiempos de conducción y descanso y la velocidad son un problema en toda Europa

Del 10 al 16 de mayo se realizaron en 18 países europeos controles de transporte dentro del ámbito de ROADPOL, en los que quedó...

DAF presenta la Nueva Generación XF y las maxi cabinas XG y XG+

DAF ha presentado la Nueva Generación XF que incluye la incorporación a su gama de cabinas de dos versiones de tamaño extendido: los modelos...

El Congreso aprueba multas de 401 a 6.000 euros por morosidad en el transporte

La Comisión de Transportes del Congreso ha aprobado la proposición de ley que modifica la LOTT para incluir tipos infractores que sancionen la morosidad...