El paro de transporte es «improcedente e inoportuno» dicen los cargadores

paro de transporte. AECOC
José María Bonmatí, presidente de AECOC.

En el vigésimo Foro Nacional de Transporte que organiza AECOC, la principal organización de cargadores, su presidente, José María Bonmatí ha afirmado que el paro de transporte es «improcedente e inoportuno». Que para ellos sea inoportuno lo podemos entender, pero ¿improcedente? Evidentemente el Comité Nacional del Transporte, que es un órgano soberano, opina que sobran las razones para calificarlo de procedente.

José María Bonmatí es la misma persona que hace un tiempo afirmó que prohibir que los conductores hicieran la carga y la descarga les conllevaría a los cargadores un sobrecoste de 2000 millones de euros anuales. Esto sucedió cuando el Comité Nacional reclamó en el paro convocado en julio de 2020, y que se desconvocó gracias a unos compromisos firmados por el Ministerio de Transportes que están en el aire y que en parte han llevado a esta nueva convocatoria de paro, entre otras cosas la prohibición de la carga y la descarga para los conductores.

Ahora, en la inauguración de su 20º Foro Nacional del Transporte, José María Bonmatí insta a detener un paro de transporte que se da en el momento más inoportuno y reclama diálogo. Bueno, los transportistas llevan años reclamando diálogo con el Ministerio de Transportes, que es quien tiene que proporcionar las soluciones a una serie de problemas estructurales del sector, a los que los cargadores han contribuido mucho y que no están dispuestos en ningún caso a solucionar ni a dialogar.

EL paro de transporte es improcedente e inoportuno para AECOC

Porque dialogar es dialogar, no es llegar con un planteamiento a una mesa de diálogo y si no es mi planteamiento, no es nada. Como sucedió con la Mesa tripartita creada tras la convocatoria de paro de julio de 2020, de la que los transportistas se levantaron ante la negativa de los cargadores de dialogar, y la pasividad del propio Ministerio de Transportes. Porque para los cargadores, para AECOC, dialogar es que los transportistas acepten que sus conductores realicen la carga y la descarga de forma sistemática y sin repercusión económica; que los camiones transporten 44 toneladas abaratando el precio de la tonelada transportada; que no se repercutan en los misérrimos contratos de transporte los incrementos de suministros básicos como el gasóleo (gracias a la fórmula «salvo pacto en contra» que logran que se incluya en todos los supuestos avances regulatorios que hace el transporte)…

Es más, se permite advertir a los transportistas (se refiere siempre a la patronal, algo que hemos visto en más medios, cuando el paro no lo ha convocado una patronal, lo han convocado todas las «patronales», es decir, sería más correcto hablar de la «madre de todas las patronales») que con esta convocatoria de paro, y con cada día que pasa sin desconvocarlo «se incrementan los costes económicos y se deteriora la imagen de un sector que ha salido muy reforzado de la crisis sanitaria».

Ya. Entre otras cosas salió reforzada gracias a la indignante, insolidaria y abusiva actitud y comportamiento de muchos cargadores con los transportistas en las semanas más duras de la pandemia. ¿Tenemos que recordarles los cientos de denuncias de los conductores que se veían obligados a realizar la carga y la descarga sin equipos de protección? ¿Los mismos a los que no se les permitía entrar en sus instalaciones a los aseos? ¿A las cafeterías? Sin un espacio cubierto para esperar, descansar… Si hasta el propio Ministerio de Transportes tuvo que recordarles a los cargadores su obligación de atender a los conductores de forma digna.

José María Bonmatí, la voz de los cargadores españoles, asegura que «la voluntad de diálogo por parte del Ministerio de Transportes y de las empresas cargadoras siempre ha estado y va a estar encima de la mesa» y añade que «a las puertas del momento de mayor consumo del año» y con un escenario difícil por el aumento del coste de la energía, de los combustibles y materias primas esta convocatoria es «improcedente e inoportuna».

A los transportistas les va a decir lo que ha aumentado el coste del combustible. La diferencia entre los transportistas y los cargadores, es que los transportistas se están comiendo este aumento de coste y los cargadores no, porque todos padecemos la inflación en la que nos ha situado la subida de todos los productos, no solo los suministros como la luz o el combustible. Muchos vamos a los supermercados y lo sufrimos.

A AECOC también le preocupa la falta de conductores

En su faceta dialogante, hace referencia a los puntos en común con los transportistas, como la oposición compartida a la Euroviñeta, lo que entendemos porque suponemos que están asumiendo que tendrían que repercutir el coste de los peajes en los costes de transporte. Pero, también habla de la necesidad de fijar planes de «significación del transporte que permita el relevo generacional y solucione la falta de conductores».

Seguramente se necesiten más variables en esta ecuación para solucionar la falta de conductores pero: pagar de forma digna el transporte para que los transportistas puedan pagar de forma digna a sus conductores puede ser una solución. Que los conductores sean tratados con el respeto que, como profesionales se merecen cuando llegan a cargar y descargar a sus centros, puede ser otra. Y hay más cuestiones está claro, es un tema muy complejo, que no dependen solo de los cargadores, como las nuevas aspiraciones de unas generaciones con las que los grandes empresarios del mundo entero no contaban.

Hay un aspecto en el que los cargadores, lo deja claro José María Bonmatí, no van a dar un paso adelante ni van a dialogar nada, por mucho que apele al diálogo como solución a esta convocatoria de paro del Comité Nacional del Transporte, y es en la prohibición o regulación de la carga y la descarga: alude a la necesidad de buscar los puntos en común que deben facilitar un encuentro en aquellos en los que no lo hay, como «la propuesta de prohibición de que los conductores hagan la carga y la descarga, que no se aplica en ningún país de nuestro entorno, excepto en Portuga.

Para mí, que esa coletilla de que ningún país de nuestro entorno, con los que nos tenemos que medir, aplica esta prohibición más que Portugal es una clara afirmación de que para AECOC está fuera de lugar no solo la prohibición, si no la mera regulación de la carga y la descarga por parte de los conductores (sin cláusulas de «salvo pacto en contra»).

Para el Ministerio un aumento de la capacidad de carga de los camiones es la solución a los problemas

En la inauguración del vigésimo Foro Nacional del Transporte de AECOC, ha estado presente, Jaime Moreno, director general de Transporte Terrestre del Ministerio de Transporte que, en referencia a la convocatoria de paro ha expresado la voluntad del Ministerio que representa en buscar soluciones y «creemos que tenemos margen para lograrlo»: debe referirse a que quedan casi tres semanas, porque voluntad negociadora el Ministerio hasta ahora ha demostrado poca. Confiamos en que cambie en la reunión prevista para esta semana.

Jaime Moreno alude a que el sector lo que necesita es un plan a largo plazo «una visión estratégica que vaya más allá de las iniciativas coyunturales que pueden ser necesarias para avanzar en el acuerdo». Ya, pero es que, si lo que el sector necesita es un plan a largo plazo, no convoca el paro. El sector necesita un plan estratégico sí, pero también soluciones a problemas de hace dos años. Si no se llega a una situación límite, no creo que haya ninguna organización empresarial que convoque un paro.

Dice el director general de Transporte Terrestre que lo que hay es «la necesidad de avanzar hacia un modelo sostenible a nivel social, económico y ambiental». Y estamos totalmente de acuerdo, pero hay necesidades más acuciantes que solucionar antes, que permitan hacer la transición a ese modelo sostenible de transporte en el futuro. Y pretender lo contrario es empezar la casa por el tejado. Puedes plantearte el modelo de transporte que quieras a un plazo vista, pero ¿qué empresas de transporte van a poder alcanzar ese modelo si no se ponen soluciones ahora a los problemas reales que tiene el sector? Que el problema no es si dan el paso a la electromovilidad o no. La mayoría de las empresas de transporte ni se lo plantean porque no están ahora en esa guerra, están en modo supervivencia.

Y la puntilla en palabras de Jaime Moreno cuando afirma que el transporte tiene que avanzar en aumentar la capacidad de los vehículos porque «necesitamos transportar más con menos, porque ganar en productividad beneficia al conjunto del país. Es la tendencia a seguir para mejorar la eficiencia del sector.»

Y digo yo, ¿por qué convoca un paro el Comité Nacional si la solución es aumentar a 44 toneladas la capacidad de lo camiones? Dar por buenos los duotrailers, las configuraciones euromodulares y todo lo que venga pero, sin repercutirlo en el precio, por favor, que la inflación es muy mala para todos. Sobre todo para los políticos.

  • Suscríbete a nuestro boletín

NUESTROS DESTACADOS

Desarticulado un grupo criminal que robaba en camiones rajando la lona

La organización criminal desarticulada por la Guardia Civil se considera que es la responsable del robo de mercancías por el “método lonero” en al...

Transportes publica un documento informativo sobre la carga y descarga y la Ley de la Cadena de Transporte

Las numerosas dudas planteadas por los transportistas en relación con la participación del conductor en las labores de carga y descarga y de las...

Aprobada la Ley de la Cadena de Transporte con el visto bueno del sector

El Comité Nacional ha dado el visto bueno finalmente al último texto entregado por el Ministerio y que recoge los preceptos mínimos exigidos para...